Regálame un clic pulsando (g+1)


Piropos y mensajes callejeros o atrevidos de la mujer para provocar al hombre


Los piropos groseros son frases cortas relaccionadas con el cuerpo humano, en especial con los genitales del hombre o la mujer. Tiene ciertos tintes de humor pero son de mal gusto, su fin es incitar e incomodar la dignidad del ser humano.

Sin embargo, los piropos groseros lanzados por las damitas no son tan agresivos como los emitidos por los varones, pues mientras el hombre busca ofender, desprestigiar a la mujer o buscar beneficios, la mujer lo hace por atrevimiento, por amistad o por sacar una sonrisa al hombre que le gusta.


Así amiga que si se resuelves a llevarse una sorpresa, ganarse un susto o hacer sonreir a tu hombre, ahí le desgrano unos cuantos bien carnudos.


Régalame tu peluche que tienes abajo del buche.

Papi, no muevas tanto la jaula, que se te vomita el canario.

En el salpicón de mi vida, tu banano es mi fruta preferida.

En la yegüeriza de mi corazón eres el burro que más patea.

Entre más grande el racimo, más pequeño es el banano.

Si la grasa fuese oro, tu serías un tesoro.

Con tu polla y mi gallito empecemos el gallinero.

Régalame tu pajarito para juntarlo con mi calandría.

Decime como te llamas... así le pongo nombre a mis pesadillas.

Régalame tu cigarro para llenar mi cachimba que está pidiendo candela.

Así me gustan los hombres de pelo en pecho y remolino en el culo.

Con esa belleza de pajarito no orinaría....Más bien me lo chupo.

Que bueno para tu mujer que todos los días come con güevos.

Con ese pipí yo me iría a recorrer el mundo

Si se te pone duro yo te lo ablando, el corazón con mis lágrimas de mujer.

Tengo una peluca grande para tu calvito.

Con mi arepa y tu chorizo preparemos el guiso.

Por largo que lo tengas nunca me tocarás el corazón.

Con ese culo, haz de cagar bombones, y si tienes diarrea merengues.

Tu bigote será la brocha para barrer el polvo de mi peluda cuca.

¡Goooordo!... tírate un pedo en el gallinero, para disfrazarme de india.

Con ese pipí. No orino...¡Escupo!.

¡Gooordo!... tírate un pedo que yo pago los destrozos.

Papacito, vamos a hacer barbacoa, tú pones la lonaganiza que yo pongo el hoyo.

Jugar al doctor es para niños, ven y juguemos al ginecólogo.

Eres tan lindo que te como todo y me coso el culo pa' no cagarte.

¡Tienes un tesoro entre tus pantalones!...Te ofrezco mi cueva para que lo entierres.

Si fueras plomero, te invitaría a mi casa para que me tapes el agujero del agua.

Papasito, si fueras albañil te invitaría a taparme la rajadura.

Juguemos al mago... te echas dos polvos y desapareces.

Papacito, juguemos al perro caliente. Yo pongo el pan, tú la salchicha y la mayonesa.

Régalame tus bolitas para hacer unos aretes.

Te quiero más que a la mierda,
no te olvido ni cagando,
cada pedo que me tiro
es un beso que te mando.

En tu puerta yo cagué
creyendo que me querías...
Ahora que ya no me quieres..
Dame la mierda, ¡¡¡que es mía!!!




Regálame un clic pulsando el botón (g+1)



font size="5">Espacio para el relajamiento y el buen humor

Cuando el culo quiso ser jefe
Para ser jefe no se necesita ser estudiado y menos inteligente.

Tegnología de punta
Su mujer está preñada y el hijo que viene no es suyo.

Ventajas de ser hombre soltero
Podemos tomar guaro y visitar las putas sin pedir permiso.

Un relato atrevido
Aunque no me quieras a las malas te llevaré a la cama

Cuál es el Santo más milagroso...?
El santo que le cura hasta la pecueca por unos cuantos pesitos.

Trucos para ver mujeres desnudas
Basta con tener malicia indígena y aprovechar la ocación más indicada.

El susto de la primera vez
Sólo fue angustia, dolor, sangre y lágrimas.

El regalo de Fidel Castro
Tangas y calzones para todas las viejitas cubanas

Poemas groseros y atrevidos
Hay mierda en poesía y mierda en prosa

Comiendo chocolate
Es mejor comer chocolate que hacer el amor.

Donación de los órganos
Donaré todos mis órganos menos la boca y el culo.


Se vende este lote apto para finca de veraneo.
San Vicente- Antioquia
Informes aquí




Contacto carlosemilioalvarez@gmail.com

Llévame para tu computador