Chistes verdes picantes



Un pedo encajado

Una señora envía su niño a la farmacia para a que le compre una droga para el dolor de estómago.

El niño llega a la farmacia y grita:

__ ¡Oiga farmaceuta!, que mi mamá le manda decir, que le está doliendo el buche y siente unos dolores que le suben y le bajan, que le mande un remedio por favor.

El farmaceuta, que odia a la mujer, busca unas cinco pastillas y le dice al niño:

__ Dígale a su mamá, que eso no es más que unos vientos encajados, pero con esa cara de culo que ella tiene, los pedos no saben por donde salir, que se tome estas 5 pastillas, pero mucho cuidado, que no se vaya a tomar todas de una vez, porque le da un síncope y se muere.

El chinito llega donde la mamá y le dice:

__ ¡Mamita!, que el boticario le manda a decir; que ahí le manda esas pastillas, que la cosa le va a salir cara, que no haga aspavientos cuando se le frunza el culo, porque a las cinco pee y se muere.

Más chistes picantes



Regálame un:
ME GUSTA