Lindos poemas y mensajes dedicados a la madre muerta y nos cuida desde el Cielo


HACIA EL CALVARIO
(Hermoso poema covertido en música)

Señor, mientras tus plantas nazarenas
suben hacia la cumbre del Calvario,
yo también, cabizbajo y solitario
voy subiendo a la cumbre de mis penas.

Tú, para redimir los pecadores
cargado con la cruz, Mártir Divino,
Y yo, por un capricho del destino,
cargado con la cruz de mis dolores.

Siquiera en tu agonía silenciosa,
tienes, oh sin igual Sacrificado
una dulce mujer junto a tu lado:
La Inmaculada Madre Dolorosa.

Yo, que perdí desde que estaba niño
mi santa madre, que tan buena era,
contéstame Maestro: cuando muera
quién cerrará mis ojos con cariño?


EN LA TUMBA DE MI MADRE

Es aquí donde reposa
de mi madre el cuerpo frío;
y es aquí donde el llanto mío
debe la tierra empapar.
Porque la tumba que guarda
nuestra reliquia más santa,
es la mansión sacrosanta
donde debemos llorar.

Que es la lágrima del cielo
don precioso para el hombre,
bálsamo rico, y sin nombre
que la alcance a reseñar;
ella sola, si sufrimos
sobre el alma fiera pena,
lava el dolor que envenena,
cura el intenso pesar.

Es la esencia que embalsama
del corazón la honda herida,
cuando se postra afligida
del espíritu la fe;
cuando la luz importuna
y las sombras preferimos
porque en las sombras sentimos
algo del ser que se fue.

Cuando sin fe ni esperanza
lloramos el bien perdido;
cuando es la vida un gemido,
un eterno sinsabor;
cuando la risa que asoma
a nuestro labio marchito,
es el lamento infinito,
de un infinito dolor.

Por...Venancio Calderón




Los siguientes piropos van hacia una madre muerta*******

Usa tu mente como un celular virtual y de todo corazón para mamá que está más allá del infinito envíale con todo tu amor uno de los siguientes piropos......

Tu que hablas con Dios, dile que me lleve contigo cuando yo también muera.

Hoy día de las madres, te haré un altar en mi corazón.

Pídele a Dios que me permita volver a verte aunque solo sea en mis sueños.

Madrecita...aunque estés allá en el infinito, sigo siendo el ser que tú formaste.


Los siguientes enlaces contienen hermosos poemas, mensajes y pensamientos para la madre.

Día de la madre.....Qué es una mamá...? y muchos poemas

Día de la madre.....Poemas y mensajes para la madre

Día de la madre.....Anillo de compromiso y un ratito para la otra

Día de la madre.....Hermosos piropos para galantear a la madre

Día de la madre.....El consejo maternal

Día de la madre.....Oración por todas las madres del mundo


LAS MADRES NUNCA MUEREN

¡Oh, cuan lejos están aquellos días
en que cantando alegre y placentera,
jugando con mi negra cabellera,
en tu blando regazo me dormías!

¡Con que grato embeleso recogías
la balbuciente frase pasajera
que, por ser de mis labios la primera
con maternal orgullo repetías!

Hoy, que de la vejez en el quebranto,
mi barba se desata en blanco armiño,
y contemplo la vida sin encanto,
al recordar tu celestial cariño,
de mis cansados ojos brota el llanto,
porque, pensando en ti, me siento niño.

Un golpe di con temblorosa mano
sobre su tumba venerada y triste;
y nadie respondió... Llamé en vano
porque ¡la madre de mi amor no existe!

Volví a llamar, y del imperio frío
se alzó una voz que dijo: ¡Si existe!
Las madres, nunca mueren ... Hijo mío
desde la tumba te vigilo triste...

¡Las madres, nunca mueren!
Si dejan la envoltura terrenal,
suben a Dios, en espiral de nubes...
¡La madre, es inmortal!

Por: Vicente Riva Palacio y Guerrero (1832-1896) - Poeta Mexicano


MUERTA

En vano entre la sombra mis brazos, siempre abiertos,
asir quieren su imagen con ilusorio afán.
¡Qué noche tan callada, qué limbos tan inciertos!
¡Oh! Padre de los vivos, ¿a dónde van los muertos,
a dónde van los muertos, Señor, a donde van?

Muy vasta, muy distante, muy honda, si muy honda,
¡pero muy honda!, debe ser, ¡ay!, la negra onda
en que navega su alma como un tímido albor,
para que aquella madre tan buena no responda
ni se estremezca al grito de mi infinito amor.

Glacial, sin duda, es esa zona que hiende. Fría,
¡oh, si!, muy fría, pero muy fría debe estar,
para que no la mueva la voz de mi agonía,
para que todo el fuego de la ternura mía
su corazón piadoso no llegue a deshelar.

Acaso en una playa remota y desolada,
enfrente de un océano sin límites, que está
convulso a todas horas, mi ausente idolatrada
los torvos horizontes escruta con mirada
febril, buscando un barco de luz que no vendrá.

¡Quién sabe por qué abismos hostiles y encubiertos
sus blancas alas trémulas el vuelo tenderán!
¡Quién sabe por qué espacios brumosos y desiertos!
Oh, Padre de los vivos, ¿a dónde van los muertos,
a donde van los muertos, Señor, a dónde van?

Tal vez en un planeta bañado de penumbra
sin fin, que un sol opaco, ya casi extinto, alumbra,
cuitada peregrina mirando en rededor
ilógicos aspectos de seres y de cosas,
absurdas perspectivas, creaciones misteriosas,
que causan extrañeza sutil y vago horror.

Acaso está muy sola. Tal vez mientras yo pienso
en ella, está muy triste: quizá con miedo esté.
Tal vez se abre a sus ojos algún arcano inmenso.
¡Quién sabe lo que siente, quién sabe lo que ve!
Quizá me grita: “¡Hijo!”, buscando en mí un escudo
(¡mi celo tantas veces en vida la amparó!),
y advierte con espanto que todo se halla mudo,
que hay algo en las tinieblas, fatídico y sañudo,
que nadie la protege ni le respondo yo.

¡Oh, Dios! ¡me quiso mucho; sus brazos siempre abiertos,
como un gran nido, tuvo para mi loco afán!
Guiad hacia la Vida sus pobres pies inciertos...
¡Piedad para mi muerta! ¡Piedad para los muertos!
¿a dónde van los muertos, Señor, a dónde van?

Por...... Amado Nervo.


A MI MADRE MUERTA


Sufrías de día,
descansabas de noche,
lavabas y cocías murmurando los afanes
que dejabas regando los jardines..
Caminando en la calle te extasiabas
y tus ojos buscaban el encuentro
de la gente que amiga de sus cuentos
estrechaban tus abrazos.
Yo caminado junto a ti feliz seguía
el sermón que tus labios me decían,
las palabras que jamás fueron oídas
y que extraño después de tu partida.
Fue fuerte mujer de mandamiento
plasmada de montañas y de miedos,
de rezos, de oración, de desencuentro..
Y fue aquella,
que pensaba en mi mañana,
en mis horas felices del destino,
aquella que soñaba a solas,
que será de él, sin nunca decir nada.
Aquella que de niño me cargó en sus brazos
sufriendo en carne viva mis tropiezos,
la que me brindó sus besos,
sus caricias, sus abrazos.
En ella pienso hoy.
En ella que fue mi amor y mi querella
mi angustia, mi alegría,
la que con su aroma me impregnó la vida
dándome aromas para que sonriera
y yo dándole espinas para que sufriera.
En ella pienso hoy, sin ser olvido
a mi mente y corazón,
en ella pienso hoy como un suspiro,
como el ave que en un largo vuelo
hecho pedazos... nos dejó su nido.

Poema de Gerardo.


ANTE LAS MADRES MUERTAS.

Mi mano es en este día para mi ofrenda de hijo
Tan sólo notas tristes a mi laúd arranca,
Porque aunque ahora de todos vosotros me dirijo,
Únicamente se halla mi pensamiento fijo
en los que el pecho atristan con esta insignia blanca.

Venís ante estas calles sombrías y desiertas
en procesión solemne , con silencioso afán,
las almas y pupilas de lágrimas cubiertas
a visitar las tumbas de vuestras santas muertas,
las madres que se fueron y nunca volverán....

Pero las tumbas de ellas escuchan lo que clamo;
tenéis cerca a vosotros sus pálidos reflejos;
podéis dejar en ellas el perfumado ramo...
La tumba de mi alma, la tumba que yo amo
también, también blanquea, pero se encuentra lejos!

Por eso yo a mi verso ruego que se vaya,
que rasgue los espacios en alas de misterio,
que salve el monte, el valle, la selva, la hondonada,
que busque en una aldea su humilde cementerio.

Penetre silencioso por la penumbra grave;
Se pose en el follaje de un pino protector;
allí sueñe un momento bajo la sombra suave;
recuerde muchas cosas, y luego como un ave
abra las tristes alas y cante su dolor!

Señor: en dónde se halla la madre que me diste?
La que una noche trágica la tierra abandonó?
Verdad que con brazos de amor la recogiste
cuando en su níveo lecho, solemnemente triste,
como azucena enferma su frente doblegó.

La busco y no la encuentro; la llamo y no responde;
La lloro y si escucha mi gemir;
a mi dolor no acude , a mi ansiedad se esconde.
La busco en el recuerdo y allí tan sólo es donde
su dulce imagen pálida me vuelve a sonreir...

En qué lejana estrella, en qué región ignota,
en qué desierta isla de nebulosos flancos,
sus dulces ojos brillan y su sonrisa brota?

Señor: bajo qué cielos descocidos flota
la seda luminosa de sus cabellos blancos?

Más Tú no le contestas a mi filial cariño:
Tiende ante Ti el silencio su negra y vasta alfombra...
Tú dices : a mi reino con las tinieblas ciño...
Y yo...Yo soy la imagen escuálida de un niño
Perdido en una selva, gimiendo entre la sombra!...

Oh! Madres, que entre cajas negras y carcomidas
guardáis el hondo nido de nuestro loco afán...
Oh madres! Que os quedasteis de súbito dormidas
Sobre almohadas de piedra, dejando nuestras vidas
Como hojas desprendidas que arrastra el huracán!

No oís ahora , oh madres suspiros ultrahumanos?...
No oís en vuestras tumbas un aletear de beso?...
Somos nosotros: Somos los huérfanos hermanos
que juntas nuestras almas y unidas nuestras manos
estamos ante el frágil montón de vuestros huesos!

A dónde tenderían su vuelo triste y lento
las madres que en la tierra cesaron de sufrir?
Nada sabemos...Nada..Sólo de ese momento
sabemos que en nosotros su último pensamiento
se refugió temblando para poder morir...

Quizás vaguen ahora con pavoroso anhelo
por selvas de infinito pobladas de terror...
Quizás de lo insondable las sobrecoja el hielo...
Y nadie acuda al llanto de su hondo desconsuelo...
Y nadie escuche el grito de su febril dolor.

Quién sabe por qué sendas fantásticas e inciertas
sus pobres plantas débiles errantes andarán...
Quién sabe en qué regiones oscuras y desiertas
hoy vagan tristemente gimiendo nuestras muertas,
las madres que se fueron y nunca volverán!

O acaso aquellas manos beatíficas y buenas
cansadas del trabajo y heridas de dolor,
en la caricia suaves, en la pasión serenas,
hoy juegan entre los lirios y rosas y azucenas
en los jardines puros del infinito amor...

Acaso aquellas plantas que erraron fatigadas
Hollando de la vida los ásperos senderos,
hoy pisen blandamente las sendas nacaradas
los plumones suaves de nubes sonrosadas
bajo árboles azules con gajos de luceros...

Talvez en este instante sus ojos adorados
cruz!

Mas ya lleguemos todos a esas sagradas losas;
dejemos esas flores sobre su blanco altar...
Que llenen de perfumes las brisas nemorosas
y se marchen suaves , serenas, silenciosas,
así como a esas madres las vimos marchitar...
Adios! Madres del alma que en cajas entreabiertas
guardáis el hondo nido de nuestro loco afán...
Gozadad! Gozadad! Vosotros que las tenés despiertas
Nosotros, en silencio, dejemos nuestras muertas.
Las madres que se fueron y nunca volverán...
>

Por ..... Carlos Mazo – Poeta colombiano.




Sígueme o comparte con tus amistades en





A reir en serio de a quí para abajo

Se vende este lote apto para finca de veraneo.
San Vicente- Antioquia
Informes aquí



Adivinanzas de doble sentido

El culo quiere ser jefe

Sacando mujeres desnudas del agua

Chistes verdes y picantes

Avisos, letreros de tiendas y orinales

Poema al pedo -"Gases intestinales"

El susto de mi primera vez

Así se vería un hombre embarazado

Las diferencias sociales entre ricos y pobres

Qué es peor? ---- Trabajar o estar en la cárcel

Es mejor comer chocolate que hacer el amor

Garrote para hombres machistas

Poemas groseros y atrevidos

Poema escatológico a la caca

El pene es el candidato ideal

Aunque no lo quiereras te llevaré a la cama

Donaré todos mis órganos, menos la boca y el culo

Es mejor compañía al perro que a la mujer

Perfil del culebreo o yerbatero paisa

Ventajas de ser hombre soltero

Contacto carlosemilioalvarez@gmail.com