Regálame un clic pulsando (g+1)


Poemas y mensajes dedicados al anciano o adulto mayor


Haz clic sobre la imagen para verla grande

NO ES VIEJO.

No es viejo aquel que pierde su cabello o su última muela, sino su última esperanza. No es viejo, el que lleva en su corazón el amor siempre ardiente. No es viejo el que mantiene su fe en sí mismo, el que vive sanamente alegre, convencido de que para el corazón puro no hay edad. El cuerpo envejece, pero no la actividad creadora del espíritu.

Para el profano la ancianidad es invierno; para el sabio es la estación de la cosecha. El crepúsculo de la vida trae consigo su propia lámpara.

Hay una primavera que no vuelve jamás y otra que es eterna; la primera es la juventud del cuerpo, la segunda es la juventud del alma.

Cuando una noble vida ha preparado la vejez , no es la decadencia lo que ésta recuerda: son los primeros destellos de la inmortalidad. Es estupendo ver un viejo que asume la segunda parte de su vida con tanto coraje e ilusión como la primera.

Para ello tendrá que empezar por aceptar que el sol del atardecer es tan importante como el del amanecer y el mediodía, aunque su calor sea muy distinto.

El sol no se avergüenza de ponerse, no siente nostalgia de su brillo matutino, no piensa que las horas del día lo están echando del cielo. No se experimenta menos luminoso ni hermoso por comprobar que el ocaso se aproxima, no cree que su resolana sobre los edificios sea menos importante o necesaria. Cada hora tiene su gozo.
El sol lo sabe y cumple hora a hora su tarea.
¡Ah... si todos los ancianos entendieran que su sonrisa sobre los hombres puede ser tan hermosa y fecunda como ese último rayo de sol antes de ponerse!

Autor Desconocido.


¡¡NO PERMITAS QUE TE LLAMEN VIEJO!!

En la juventud, la belleza es un accidente de la naturaleza. En la vejez, es una obra de arte.

El arte de envejecer consiste en conservar alguna esperanza.

La madurez es el arte de vivir en paz con lo que es imposible de cambiar.

Cuando envejecemos, la belleza se convierte en cualidad interior.

Para lo profano, la tercera edad es invierno, para el sabio, es la estación de la cosecha.

En los ojos de los jóvenes vemos llamas, pero es en los ojos de los mayores donde vemos luz.

Viéndolo bien, no somos tan viejos, lo que pasa es que tenemos muchachas juventudes acumuladas.

Amamos las catedrales antiguas, los muebles antiguos, las monedas antiguas, las pinturas antiguas, y los libros viejos, pero nos hemos olvidado por completo del enorme valor moral y esperitual de los ancianos.

Hay que estar agradecidos de nuestra edad, pues la vejez es el precio de estar vivos.

Cuando ya se han cumplido 80 años -o estamos cercanos- o todo contemporáneo es nuestro amigo.


***** Ejemplos de grandes hombres que su edad no fue un óbice para dar al mundo grandes obras útiles a la humanidad.*****


Goethe concluyó el Fausto a los 82 años.

El Tiziano pintó obras maestras a los 98 años.

Toscanini dirigió orquestas a los 87 años.

Edisson trabajaba en su laboratorio a los 83 años.

Banjamín Franklin contribuyó a redactar la Constitución de los Estados Unidos a los 81 años.


El venezolano Jacinto Convit está a punto de concretar el desarrollo de una vacuna contra el cáncer a los 96 años.


No habrá fuerza capaz de detener a quien sueña, a quien construye aún sobre las cenizas, a quien ama, a quien espera de lo vivido el momento mágico de una ilusión, a quien no olvida que el tiempo pasa; Si... pero, no se llevó consigo tu corazón.
.....Por tanto, sueña, construye, ama, esperas, y ... No permitas que te llamen viejo....


***Yo moriré un día cualquiera, de un verano cualquiera, de un año cualquiera.***
Entonces,... ¡Adelante!

¿QUIÉN ES UN ABUELO?.....


Un abuelo es una persona mágica y llena de vida. Tan vital que está en la plenitud de su vida. Los niños los adoran, pues les regala confites que lleva siempre en su bolsillo. Los jóvenes lo respetan porque es el mayor de la dinastía. Los mayores lo admiran porque es el que más sabe de toda la familia.
La cabeza de un abuelo es blanca como la nieve porque la coronó la experiencia y la sabiduría. Sus ojos poseen el conocimiento de un filósofo y el color de un amanecer.
Sus manos ya cansadas, son un testigo inocultable de lo mucho que ha trabajado.
Los pies demuestran que el camino recorrido no ha sido en vano.
Su voz algo tenue, indica el consejo oportuno y gratificante.
No hay una edad exacta para ser abuelo, se puede ser a los cincuenta o a los sesenta.
Su mejor satisfacción es la de ver a sus hijos formándose como personas de bien: y su enorme alegría es la de contemplar a los nietos crecer. Y es que esa felicidad no tiene punto de comparación.
El abuelo goza igualmente con las pequeñas hazañas de los nietos como la salida de los primeros dientes, los primeros pasitos dados al lado de su madre, las primeras fotografías con sus tíos o las primeras notas del colegio.
Un abuelo puede ser una caja de sorpresas cuando menos lo esperamos. Tiene la facultad de recordar y narrar anécdotas y hechos que sucedieron hace mucho tiempo y las relata con una gracia extraordinaria .
Otros nos pueden deleitar con una poesía que aprendieron en sus años juveniles o cantar un bambuco interpretado magistralmente con un tiple.
Un abuelo puede ser misteriosamente adorable o sencillamente tierno.
Es casi un privilegio tener acceso al cajón de su mesa de noche. A él nos dirigimos con una diligencia casi sagrada. Allí tiene guardados una vieja pipa que fumó con deleite en su juventud: una linterna para alumbrar el camino en las noches de verano; unas fotos de algunos de sus amigos o un relicario con “retrato” de la abuela: un pequeño libro de oraciones que frecuentó hace algún tiempo. Un pequeño cofre en el que guarda celosamente un secreto. Un viejo cancionero que de vez en cuando saca a relucir para alegrar una fiesta. Un pastillero con las medicinas que está tomando. Una pequeña colección de revistas y libros que ha leído en las noches de insomnio.
Hablar de un abuelo es sonreírle a la vida, pues él es el campeón de la experiencia: es un ser que convoca a la unidad familiar.
A los abuelos hay que quererlos tal como quiere el camino a las huellas que transitó. Hay que respetarlos como el viento fresco de la tarde acaricia el trigal.

Si tienes a algunos de tus abuelos vivos: estímelo y quiéralo mucho. Hay bastantes cosas para aprender de él. No importa los defectos que tenga, él ha de ser un baluarte y una agradable compañía para usted.


ORACIÓN DEL RECUERDO.


Señor, ahora que los achaques se dejan sentir, enséñame a envejecer con serenidad y a aceptar mis limitaciones y dificultades sin amargura.

Ayúdame a hallar consuelo en mis recuerdos, que son el don de mis días pasados.
Ayúdame a recordar mis oraciones de niño , los juegos de aquellos lejanos tiempos, las tradiciones de mi familia y de mi pueblo.

Ayúdame a recordar la casa donde viví, los amigos de la juventud, los maestros que me enseñaron…
Ayúdame a recordar mis primeras travesuras, el gozo de mi primer baile, los momentos de confusión y sufrimiento, las campanas del día de mi boda…..

Ayúdame a recordar el misterio de una vida nueva, la incertidumbre ante los hijos, las ansias y los temores en los momentos de inseguridad, los instantes de alegría, el dolor de un fallecimiento.

Ayúdame a recordar las voces, los adioses, mis lágrimas y mis sonrisas…
Haz que recuerde, Señor, el amor que ha sostenido mi vida; haz que siga dando amor.


EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS.


“Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora...
Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.
Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros y ventajeros.
Me molestan los envidiosos que tratan de desacreditar a los más capaces para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.
Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa... Sin muchas golosinas en el paquete...

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora.
Que no huya de sus responsabilidades.
Que defienda la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas….
Gente a quien los golpes duros de la vida le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Sí, tengo prisa, pero por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar. Pretendo no desperdiciar parte alguna, de las golosinas que me quedan… Estoy seguro que serán más exquisitas, que las que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera, llegarás..."



Regálame un clic pulsando el botón (g+1)



Espacio para el relajamiento y el buen humor

Cuando el culo quiso ser jefe
Para ser jefe no se necesita ser estudiado y menos inteligente.

Tegnología de punta
Su mujer está preñada y el hijo que viene no es suyo.

Ventajas de ser hombre soltero
Podemos tomar guaro y visitar las putas sin pedir permiso.

Un relato atrevido
Aunque no me quieras a las malas te llevaré a la cama

Cuál es el Santo más milagroso...?
El santo que le cura hasta la pecueca por unos cuantos pesitos.

Trucos para ver mujeres desnudas
Basta con tener malicia indígena y aprovechar la ocación más indicada.

El susto de la primera vez
Sólo fue angustia, dolor, sangre y lágrimas.

El regalo de Fidel Castro
Tangas y calzones para todas las viejitas cubanas

Poemas groseros y atrevidos
Hay mierda en poesía y mierda en prosa

Comiendo chocolate
Es mejor comer chocolate que hacer el amor.

Donación de los órganos
Donaré todos mis órganos menos la boca y el culo.


Se vende este lote apto para finca de veraneo.
San Vicente- Antioquia
Informes aquí




Contacto carlosemilioalvarez@gmail.com

Llévame para tu computador