Poemas y pensamientos a mi maestra



Poesía a mi profesora

De dónde vino el fuego de su cascada hermosa
que cae serpenteando dándonos luz y flama
para brindar cultura, educación preciosa
que nos saca del sueño ignorante que inflama,
nuestro acervo sediento de útil conocimiento ?

Simpática y paciente, gentil, inteligente
con preciosa figura perfuma con su aliento
y su actuación tan recta, alegra nuestro ambiente.

Felices nos sentimos bajo su guía tierna
que amablemente otorga con dulce y bella calma.
invaluable esmeralda con su esmerado aliento.

Gracias, ¡ brillante luz ! ¡ Gracias, mi luz eterna !
Con mil aplausos quiero agradecerle a su alma
su encantador impulso sabroso como el viento.

Por Adolfo González.


Pensamientos para el maestro

El hombre no es más que lo que la educación hace de él.

Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

El principio de la educación es predicar con el ejemplo.

A las plantas las endereza el cultivo; a los hombres, la educación.

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.

El buen maestro hace que el mal estudiante se convierta en bueno y el buen estudiante en superior.

El objeto más noble que puede ocupar el hombre es ilustrar a sus semejantes.

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede predecir dónde acabará su influencia.

La tarea del educador moderno no es podar las selvas, sino regar los desiertos.

Los discípulos son la biografía del maestro.

Si domas a un caballo con gritos, no esperes que te obedezca cuando le hables.

Los mejores profesores son aquellos que saben transformarse en puentes, y que invitan a sus discípulos a franquearlos.


Otros poemas para el maestro



Regálame un:
ME GUSTA